Ruta de los Guardaviñas de Badaran

Guardaviñas en camino de Najera

La vid es el cultivo que más fija el hombre a la tierra ya que la cepa exige cuidados y atención durante todo el año. Por eso antiguamente era  necesario la construcción de pequeños chozos para refugio de los labradores. La Rioja cuenta con un buen número de guardaviñas,  en Badaran quedan unos cuantos que se pueden visitar y fotografiar,

        

Guardaviñas a la entrada de Badarán
 
             Los años de su construcción remiten a finales del siglo XIX, fecha que coincide milimétricamente con uno de los periodos claves de los vinos de Rioja, la plaga de la filoxera y la posterior dinamización del mundo del vino en nuestra denominación
Guardaviñas en el camino de Baños
 


Los guardaviñas son construcciones de una sola planta, casi siempre de forma circular y con una falsa cúpula como remate y cierre de estas peculiares edificaciones. La mayoría están construidos prácticamente en seco, es decir, con piedras colocadas con escasísimo aporte de argamasa. Para levantarlos, se partía de un zócalo muy resistente en el que se iban colocando hileras de piedras ­casi siempre planas­ que a la vez que iban ganando en altura se iban cerrando poco a poco en círculo, a través de diámetros sucesivamente más pequeños hasta conseguir que un solo sillar culminase estas construcciones únicas y exclusivas del mundo de la viticultura riojana que asientan sus raíces en la segunda parte del pasado siglo.

Además tenemos la suerte que una Bodega del pueblo ha puesto un guardaviñas moderno en una de sus viñas, pero a  este se pude ir a merendar con un poco de Vino Chorizo Y pan

Guardaviñas de David Moreno

 

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Comparte este contenido: