CONOCE LA RIOJA

Monasterios De Suso , en San Millan de la Cogolla
 

No todo son vinos y bodegas en La Rioja, esta tierra atesora también uno de los bienes culturales más importantes de España, el conjunto monástico de Suso y Yuso, en San Millán de la Cogolla. Éste es uno de los dos lugares de España, junto con Valdepuesta, en Burgos, donde se han hallado los documentos más antiguos escritos en castellano, el idioma que actualmente hablan casi 500 millones de personas. Estos monasterios riojanos, además, han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pasear entre los muros de estos edificios es sentirnos parte de la historia, una sensación que no se puede explicar, solo vivir.

 

A solo 40 kilómetros de Logroño, escondido entre montañas, se encuentra San Millán de la Cogolla. Su origen se remonta al siglo VI, cuando el santo buscó refugio en una ermita excavada en la roca. Allí nació una tradición monástica que, en la Edad Media, haría del lugar uno de los focos culturales más importantes del sur de Europa. Muchos peregrinos aún se desvían de la Ruta Jacobea para visitar este típico caserío riojano, convertido con el tiempo en el conjunto monástico de Suso y Yuso. Ambos se inscriben en la Ruta de la Lengua Castellana, que une San Millán de la Cogolla con otras localidades que tuvieron

 

un papel decisivo en la evolución del latín vulgar, como Santo Domingo de Silos, Valladolid o Salamanca.
Sepulcro de San Millán en el Monasterio de Suso

 

La abadía mozárabe de Suso fue la primera en construirse y dio lugar a los barrios de Barrionuevo y Prestiño, que envuelven el monasterio de Yuso. Cada media hora, un servicio de autobuses une ambos retiros.

En este lugar, joya de la arquitectura prerrománica, se escribieron las Glosas Emilianenses. Se conoce con este nombre a las primeras notas en castellano y euskera que los copistas anotaban en el margen de las páginas a modo de aclaración, cuando encontraban dificultades para entender los textos en latín. Este santuario, además, fue objeto de la pluma del que se considera el primer poeta español, Gonzalo de Berceo.

 

Por si fuera poco, el Monasterio de Suso, pegado como un saliente a la ladera de la montaña, es una rareza arquitectónica. Nada más entrar, debemos fijarnos en su techo –donde un bello arco de herradura mozárabe nos da la bienvenida–, así como en el mosaico del suelo, conocido como la alfombra de portalejo. Excavadas en la roca, las tres cuevas del monasterio primitivo nos transportan a los tiempos en los que San Millán habitó en ellas. En el centro, destaca un sarcófago del románico tardío que representa al santo con ropas sacerdotales visigóticas. Son visita obligada las tumbas de los siete infantes de Lara.

 


El otro gran tesoro de San Millán es el monasterio de Yuso, que data del siglo XI y ha sido remodelado en varias ocasiones. Alberga en su interior una de las bibliotecas más importantes y valiosas de España. Entre sus colecciones más atractivas, destaca la de los cantorales del siglo XVII, una treintena de libros gigantescos, de entre 40 y 60 kilos, hechos con la piel de dos mil vacas riojanas. Hasta este monasterio fueron trasladadas las reliquias de San Millán, por voluntad del rey navarro Sancho III el Mayor, y es en su museo donde se conserva la arqueta que las contenía, adornada con relieves de marfil que aluden a la vida y milagros del santo. Entre las salas más destacables del apodado Escorial de la Rioja, podemos ver el claustro, la sacristía, la sala capitular benedictina y el Salón de los Reyes.
Claustro del Monasterio de Yuso


Excursiones desde aquí

    Barranco Perdido, parque de multiaventura sobre la paleontología (Imagen cedida por Turismo de La Rioja)
    
    Si viajas en familia

    A unos 100 kilómetros de San Millán de la Cogolla, encontramos el municipio de Enciso, una zona declarada Reserva de la Biosfera donde se han encontrado un gran número de restos paleontológicos. Aquí se ha instalado el Barranco Perdido, un parque de multiaventura alrededor de la paleontología.
    Puente Mantible, el más antiguo de Logroño, y en sus alrededores se realiza un circuito de bicicletas de montaña.
    
    Si eres deportista

    Los alrededores del Puente Mantible, el más antiguo de Logroño, son un lugar ideal para pasear y disfrutar de un paisaje de monte bajo y viñedo. El terreno es idóneo como circuito de bicicleta de montaña (BTT) y en él se realiza la famosa travesía El Mantible.
    Calle de Santo Domingo de la Calzada (Imagen cedida por Turismo de La Rioja).
    
    Si te apasiona la historia

    Aprovecha para conocer el núcleo medieval de Santo Domingo de la Calzada, el más antiguo de toda La Rioja, a solo 20 kilómetros de San Millán, y visita el monasterio del Salvador de Cañas, a 8 kilómetros, habitado por monjas cistercienses de clausura, conocido como el Monasterio de la Luz por su ábside de alabastro.

Comentarios

Añadir nuevo comentario

Comparte este contenido: